Blog Chile Employment

Usted Está Aquí:

Marzo18

Historias de postulantes que nos desafían día a día

La selección de personal es un desafío interesante

 

 

 

Licencia Creative Commons
Historias de postulantes que nos desafían día a dia porCarolina Aedo Sabugal se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en www.chileemployment.cl.

 

 

Queremos compartir algunas experiencias reales  de cierto tipo de personas con una “personalidad diferente” al común postulante. Comprendemos que a veces nos toca entrevistar a personas que están nerviosas frente al proceso de evaluación, pero también hay algunos personajes que no se pueden olvidar. Es un llamado a la empatía, así como las entrevistas son una instancia de ilusión y sueño de un cambio o de un trabajo mejor, algunas personas nos presentan algunos desafíos en el ejercicio de la profesión, para nosotros como psicólogos, a veces “se pone difícil el ejercicio de nuestro trabajo”.

Superman

“El que no tiene defectos”

Se caracteriza en esta categoría al postulante arrogantes o que quiere tomar el control de la situación, dominar al entrevistador/a.  Cuando uno está frente a ellos, da la impresión que ellos “nos están entrevistando a nosotros”.  Se muestran más seguros que un postulante común, saben lo que quieren, lo toman y se van.

En mi experiencia he comprendido que muchas veces esconden su propia inseguridad a través de un excesivo control de la situación. Además tienen mucha facilidad para nombrar sus fortalezas, pero nunca se recuerda de sus aspectos de mejora o debilidades. Algunos se excusan en “no tengo defectos” o simplemente dicen que son “perfeccionistas” con el afán de mostrar algo positivo en las debilidades, pero no hay autocrítica.

¿Qué hacer con ellos?

Llevarlos al escritorio que se sienten detrás (usar una silla grande). Re-formular las preguntas, ser directo, dar a conocer las reglas de la entrevista.

En una ocasión, me tocó un postulante que llegó, tomó el control, se sentó casi casi colocando los pies sobre mi escritorio y tuteándome. Subí la silla y le consulté ¿La entrevista la hace Ud. o la hago yo? a lo cual me dijo mm….. yo. ¡Insólito!

 

 

 

 

Enmascarada

 

 

“El/la que oculta información”

En el ejercicio de la profesión, especialmente en selección se desarrollan muchas habilidades de observación e intuición. En general los postulantes desean quedar en un puesto de trabajo, ese deseo los lleva a tener un curriculum ordenado, a acudir a las entrevistas impecables, con todos sus documentos, mostrando interés y preocupación.

En algunos casos he detectado que curriculums tienen información oculta, ambigua, información faltante, pero con propósito. Cuando he llamado a las referencias laborales he podido comprobar que la información del curriculum no es la que el referente indica, tal como las fechas que indican que trabajó en un lugar determinado dice un año completo y en realidad fueron 3-4 meses. Otros señalan haber iniciado en un cargo de inicio y luego de pocos meses ascender a Jefe o encargado de local, sin embargo en la empresa sólo registran su trabajo como cajero/a o como operario.

El caso más grave fue una persona que dijo ser “ingeniero informático” y postulaba a una gran empresa de la región, sin embargo se observó luego que en su curriculum no decía cuando había ingresado a la universidad, ni tampoco egreso o titulación, cuando se le pregunta dice directamente que: “no necesitó terminar la carrera, pues se hizo Ingeniero Informático de la vida”. Según contó en segundo año de carrera empezó a trabajar freelance, le fue muy bien independiente, inclusó a los 8 meses montó su propia empresa en el rubro, programando, haciendo bases de datos, etc. con eso se retiró de la Universidad y trabajó por 8 años. En la opinión del postulante “ya tengo un Máster en rapidez y resolución de problemas”. Es cierto que hay muchas personas competentes, pero en algunos trabajos específicos y en empresas grandes y tradicionales, las normas solicitan que la persona debe estar titulada para ejercer el cargo, y este titulo no puede ser otorgado por la vida.

¿Qué hacer?

En algunas ocasiones no vale la pena decir nada, se anota la situación y luego se reporta a la empresa o cliente que solicitó la evaluación. En otras ocasiones hay que confrontar, ser directos y conocer el por qué de esa situación.

 

 

 

 

 

 

Hablar mucho

“El que habla y habla y habla……”

Este personaje es interesante, no toma el control de la entrevista, pero habla, habla y habla, y se desvía de lo que le preguntaste, finalmente finaliza hablando solo y lo que quiere decir. En esta categoría he visto 2 tipos de personas:

  1. Los que necesitan desahogarse. Especialmente por una mala experiencia laboral reciente y temor a re-vivirla en la postulación actual. Necesita dejar en claro su punto de vista y sobre todo aprovechan de descargarse al saber que eres psicólogo se asume que tienes que escuchar y a veces te hablan hasta de temas que necesitan psicoterapia clínica.
  2. Los que se entrevistan solos. Hablan todo el rato, no hay pausas y uno se queda mirando impresionado, pensando ¿Cuándo va a respirar? porque ese es el momento que queremos aprovechar, si respira, podemos hablar y hacer preguntas.

En un caso el año 2013 el postulante ingresó a la oficina, se presentó y no paró de hablar, nunca pude revisar su curriculum vitae con él, tampoco explorar las competencias, sólo supe porqué estaba postulante y se fue la hora completa. Luego de varios intentos de tocarlo, interrumpirlo, hacerle señales (debería haberme usado mi técnica infalible de subirme a la mesa), tocan la puerta y era porque se había acabado la hora y llegaba otro postulante a la evaluación.

¿Qué hacer? Algunos tips

Como entrevistador,  hay que ser amable y dejar una imagen positiva en el candidato a pesar de todo (Auto-control del entrevistador).

_ Responden lo que no se les ha preguntado y hablan de temas carentes de interés o fuera de lugar….

La técnica es la interrupción para volver a tomar el control de la entrevista: «Volvamos a nuestro tema central», «no me ha explicado cómo fue….».  Esta propuesta es de Fear y Chiron (1990)

 

 

 

 

 

 

Agresivo

 

“El/la agresiva”

Este personaje no tiene control de impulsos, pero no comienza así la entrevista, sino que llega relajado,  moderado y en la entrevista van subiendo de tono de voz, su postura se rigidiza. Algunos intentan controlar al entrevistador/a y al ver que su “plan” no funciona, van perdiendo el control. Otros simplemente no logran moderar sus reacciones, aún cuando la entrevista se haga en un contexto relajado, son dominantes, exigentes y con personalidad fuerte.

En algunos su actitud es resistente, no quiere dar información o la oculta. Amenaza o se muestra fuera de control.

¿Qué hacer?

Dos actitudes  recomendadas

  1. Ser comprensivos, escuchar, no provocarles, este punto es bien importante pues no queremos poner en riesgo nuestra vida. Ya hay casos de postulantes que han golpeado  a un colega en la entrevista.
  2. No aceptar la agresión y solicitar que se retire. Informar la situación en el momento o salir de la oficina dejarlos dentro y llamar de inmediato a Carabineros.

Nunca, nunca poner en peligro la vida.

 

En una ocasión entrevisté a un postulante para un cargo de Dirección de un Servicio Público para una región vecina, el venía de otra ciudad, manejó 5 horas para llegar a la entrevista, al consultar me señala que no la psicóloga que está en la región no lo atiende y que él además no quiere nada con ella. En el curso de la entrevista pude ver por qué….. a cada minuto se iba relajando más, soltando, y con ello empezó a expresarse con groserías, se enojaba al relatarme experiencias laborales anteriores, señalando que la gente era “tonta”, “que sacaban la vuelta o no querían hacer su trabajo”, entre calificativos que acá no están pero que iban aumentando en su tono, poco a poco levantaba la voz, también golpeaba con la palma la mesa enfrente mío, incluso cuando hablamos de su antiguas jefaturas se mostró indignado por un conflicto con una de ellas, que le costó la desvinculación, en ese caso el postulante llegó a levantarse de la mesa como si yo lo amenazara, me sentí en peligro, pues era obvio que no sabía controlarse, trate de ir cerrando los temas con rapidez, saltarme todos los aspectos en los cuales los recuerdos le hacían enojarse y lo despaché luego de la oficina con el corazón agitado. Me senté, llamé a la colega de la otra región (el mundo es pequeño, pero tuve la oportunidad de conocerla en una capacitación en Santiago) y supe que él había sido grosero y muy agresivo, la había ido a confrontar porque él no quedó en un cargo. Ahí recé para que el manejar 5 horas para llegar a mi oficina fuera suficientemente cansador para que no venga a increparme después de enterarse que no iba a quedar en el cargo. Informé inmediatamente la situación a Santiago.






seductor

 

“Te mato con mi mirada”

 

 

Inicialmente estos postulantes son interesantes, cuando son galanes, pero a medida que avanza la entrevista la situación se va volviendo “incómoda”. Me ha tocado que te hablan muy de cerca, corren la silla para sentarse más cerca tuyo, una vez, seguí corriendo la silla y él se acercaba más, terminé lejos de la mesa. Hay algunos que se creen “matadores” te miran y dicen “listo, quedé en el cargo”. Un postulante luego de la entrevista, se retiró  a los 5 minutos volvió y me preguntó como todo un galán si podía invitarme a salir pero en secreto. Fue muy gracioso, pues su intensión de conquista no era real, pensará “me conquisto a la psicóloga, tengo el cargo listo”. No es difícil distinguir un coqueteo a un acercamiento forzado, generalmente se observa en su lenguaje corporal, en cómo se expresan.

¿Qué hacer?

Si te gusta, dejarte seducir hazlo, pero sé objetiva/o cuando hagas el informe, pues ahí hay que considerar la entrevista, las pruebas (tests) y el curriculum.

Otra opción es ser directa, solicitarle adecuarse a la situación, llevarlo a un setting frontal (frente a frente en un escritorio), donde comprenda que tú tienes el control de la entrevista y que necesita que colabore seriamente para evaluar si sus competencias están afín con el perfil.

Esta es la primera parte, hay más…. pero es para compartir que la tarea como entrevistadores no es fácil, hay muchos postulantes que a veces nos ponen en problemas o nos desafían.

  • Posted by Leik
  • 1 Tags
  • 0 Comments
COMMENTS

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *