Blog Chile Employment

Usted Está Aquí:

Octubre05

Empoderando la Región de La Araucanía

 Valorando lo nuestro

 

 

 Vivimos en una hermosa región multicultural, compartiendo con extranjeros radicados en nuestra tierra desde hace años, construyendo identidad junto a la cultura mapuche, pero con este concepto no nos referimos tan solo a vivir en una región donde se mezclan varias culturas, sino también personas con sueños, proyectos, emprendedores que con mucho esfuerzo llevan su empresa hacia adelante, superando los obstáculos del día a día. La interculturalidad está en nuestras venas, sin ella no podríamos aprender y crecer, necesitamos estar en contacto con personas diferentes a nosotros que nos permitan valorar lo que tenemos y visualizar las cosas desde otros puntos de vista.

Empoderar, región de la araucania, mapuche, cerro nielol

 

Lamentablemente ocurre el fenómeno que nos cuesta creernos el cuento, valorarnos, sentirnos orgullosos de nuestra identidad, lo cual se ve reflejado en el trabajo que hacemos diariamente aplicando test para conocer si las personas son idóneas con un perfil de cargo, lo más común es encontrar una variable que se repite: baja autoestima.

 

Los factores pueden ser múltiples: malos salarios, pertenecer a empresas que no tienen un clima laboral favorable, contar con un problema que no es posible resolver en el corto plazo, sentirse que no se tienen las suficientes competencias, sufrir discriminación, acoso laboral, haber crecido en un entorno que no generaba retroalimentación positiva en cuanto a los logros en la infancia o tener una jefatura autoritaria que permanentemente eleva las exigencias del trabajo a entregar, pero que nunca felicita o agradece a sus trabajadores por el trabajo realizado. Hay muchos más factores de tipo personal, laboral o relacional que pueden incidir en una baja autoestima.

El siguiente esquema representa las tres preguntas principales que debemos hacernos cuando una persona se niega a realizar una tarea o cuando esa persona sufre realizándola o cuando posterga realizarla:

 

 

  1. ¿Sabe cómo ejecutar la tarea? Esta pregunta apunta al conocimiento, quizás no tiene la experiencia o los conocimientos suficientes para llevar a cabo la actividad que le solicitan. Algunas personas no reconocen que no saben cómo realizar la tarea y tampoco lo manifiestan por temor.

 

  1. ¿Tiene los recursos necesarios para completar la tarea? Se refiere al poder, el que está conformado por los recursos y materiales  mínimos para ejecutar la actividad.

 

  1. ¿Quiere realizar el trabajo? Cuando la piedra de tope es la motivación, la falta de interés porque la tarea no le hace sentido, esta variable es la más difícil de cambiar.

 

Basándose en nosotros, el triángulo Poder-Hacer-Querer es la primera pregunta que debemos hacernos cuando algo no está resultado como esperábamos. ¿Quiero? Si no quiero, debo encontrar la forma de re-encantarme con lo que debo hacer, buscar otro sentido, interesarme en la tarea, cómo puedo vincular la actividad con lo que me hace feliz, ¿Puedo completar la tarea? Si no sé en ese caso se pide ayuda, es mejor quedar por ignorante una vez a ser culpable de cometer un error por no saber. ¿tengo la información para hacer mi trabajo? Nuevamente se pide ayuda si uno no tiene la información, se buscan redes, alianzas, alguien que pueda colaborar.

 

 

poder saber querer

 

 

 

¿Cómo construir una autoestima positiva?

 

 

Es una tarea que requiere de compromiso y dedicación. El primer paso es valorarse, hacer una lista con todos los atributos que tenemos, revisarla y repetirla en voz alta, convencernos a nosotros mismos de nuestro valor, sin pensar en los hijos, familia, sino en nosotros mismos. Cuando somos capaces de amarnos a nosotros mismos, podemos comprender y amar a los demás.

 

En segundo lugar, “declarar la ignorancia” con humildad. Esto significa reconocer que todos podemos equivocarnos y que es algo natural, de otra forma no aprenderíamos. Cuando algo no sabemos debemos expresarlo, declararlo,  estudiar o simplemente solicitar ayuda al que sabe. No podemos ser expertos en todo, el conocimiento es demasiado grande para saberlo todo. El declarar que no sabemos no significa desvalorizarse o quedar mal, simplemente es ser sincero y reconocer que hay cosas que sabemos y otras que no.

 

En tercer lugar, “regalarse algo especial a uno mismo”, esto es algo que uno valore, que lo haga sentir bien, que le permita desconectarse o disfrutar, ser feliz. Entre más momentos de felicidad sumemos, con más agrado trabajaremos. Hay que alcanzar el equilibrio: trabajo-vida personal-familia, sí se puede lograr. El regalarse algo a uno mismo es algo simple: un baño de espumas, un café con torta, salir a trotar, visitar a un hermano, leer un libro o tener un momento solo.

 

Otra técnica es “agradecer”, sentirse satisfecho con lo que tenemos y con lo que hemos construido, incorporar las buenas experiencias, los momentos más felices, sacar esas fotos de esos momentos, revisarlas, reír, considerar las experiencias de dolor o sufrimiento como una forma de aprendizaje que nos hace más fuerte. 
Dar las gracias a otros, 
también contribuye a la autoestima, sobre todo cuando agradecemos a quienes no siempre reciben cumplidos por un trabajo bien hecho. En un mundo parece tan difícil valorar que alguien hizo algo, no porque es su deber, sino porque está comprometido, se motiva más aún. Así enseñamos a quienes nunca entregan un cumplido a darlo, aunque no recibamos nada de vuelta.

 

“Dar” también es parte del ejercicio de auto-valoración, el hacer feliz a los demás, es contribuir a nuestra propia felicidad. Se logra con ser solidarios, tener buen corazón, sonreír a las miles de personas que caminan en la calle con el ceño fruncido (y que no tienen idea por qué están enojados). Contribuir a la felicidad de los demás tiene retornos cuando uno menos lo espera. Pero no dar para recibir, sino por dar simplemente.

 

“Entregar un sentido a nuestra vida“, cuando tenemos opción de convertir nuestra pasión en nuestro trabajo todo cambia. Analizarse, conocer qué me hace feliz, que me apasiona, que me hace sentirme pleno/a. Si a eso sumamos el encontrar un trabajo que le entregue un valor a lo que hacemos, mejor todavía.

 

La invitación es a considerar que “Todo lo que hacemos tiene impacto” en los demás y en nosotros mismos. Somos una región que tiene mucho potencial a explotar, donde se forman profesionales y técnicos de calidad.

Debemos ir marcando la diferencia, pequeñas acciones pueden tener un impacto profundo. Para construir una región más justa, con oportunidades interesantes de empleo, debemos construir un clima laboral positivo, construir relaciones profundas con nuestros compañeros, jefaturas y colaboradores, trabajar en un entorno que premie el esfuerzo y que recompense en forma adecuada a los trabajadores, según su nivel de contribución, retroalimentando positivamente y reconociendo el esfuerzo, compromiso e identidad que muchas personas sienten con su institución o empresa. La diferencia no la hacen los demás, la haces tú.

 

La Araucania, IX región, Región de La Araucania, valorar, empoderar

  • Posted by Leik
  • 1 Tags
  • 0 Comments
COMMENTS

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *